Empezando a funcionar: La formación constante

· · · | Ayuda · Empresa | No hay comentarios en Empezando a funcionar: La formación constante

Invertir en conocimientos produce los mejores beneficios”, Benjamin Franklin.

Tras el paréntesis realizado por el pequeño homenaje de Agencia Feedback a Robin Williams, retomamos la serie sobre los primeros pasos que se dan como emprendedor. Hoy hablamos sobre la necesidad de un continuo aprendizaje.

Cuando se forma una empresa, hay asuntos que delegamos en profesionales de la materia, como pueden ser los económicos (una gestoría), asesoramiento legal (un bufete de abogados) o responsabilidad civil (una aseguradora), por poner algunos ejemplos. De igual modo, si la nueva entidad la forman varios socios o hay contrataciones iniciales, cada persona se especializa en unas tareas determinadas.

Sin embargo, al dar pasos hacia adelante te vas dando cuenta de que crees saber mucho más de lo que sabes; o, dicho de otro modo, en ocasiones tienes la sensación de que te gustaría llegar más lejos en tus conocimientos o desempeños. Y ahí entra algo imprescindible, la formación constante en todos los ámbitos empresariales, no solo en tu rol dentro del negocio.

Si el saber no ocupa lugar, mucho menos lo hace cuando es un saber que te puede dar la diferencia entre el éxito y el fracaso. De ahí lo importante de dejarse asesorar, de leer, de ser curioso para aprender y de formarte, especialmente una vez establecida la empresa. Los cursos de todo tipo serán una herramienta imprescindible para saber decidir en momentos puntuales y realizar tu trabajo de manera óptima. Así pues, podemos decir sin temor a equivocarnos que la frase de Franklin que abre nuestra entrada es un consejo  a seguir.


No Comments

Leave a comment